Aún no sabemos qué será del lanzamiento del Miura 1, pero sí que el futuro de PLD Space pasa por Guayana

Aún no sabemos qué será del lanzamiento del Miura 1, pero sí que el futuro de PLD Space pasa por Guayana
10 comentarios

PLD Space ha dado un nuevo paso en el desarrollo de su futura lanzadera espacial Miura 5. El paso tiene poco que ver con el cohete en sí sino con el lugar del que partirá en el futuro: el puerto espacial europeo de Kourou en la Guayana Francesa.

La empresa española ha firmado un acuerdo con el Centro Nacional de Estudios Espaciales (CNES) francés mediante el cual han concretado cómo ambas entidades trabajarán cuando llegue el momento de que el cohete creado por la empresa ilicitana despegue del puerto espacial sudamericano.

Tal y como ha dado a conocer PLD Space, el acuerdo firmado estipula que la agencia francesa se encargará de aspectos como el suministro eléctrico o el acceso por carretera a las instalaciones, además de ceder la zona de operaciones desde la que partirá el cohete. Esta zona de operaciones contará, explica la empresa, con la base de lanzamiento propiamente dicha y una “zona de preparación”, que además de contar con un hangar de integración para el vehículo también incluirá una sala limpia, el centro de control y otros espacios de trabajo.

La empresa española, por su parte, será la que se encargue de preparar las infraestructuras específicas para el lanzamiento del Miura 5, su integración y las operaciones de ensayo. Estos trabajos comenzarán a partir de 2024. La firma de este contrato allana el camino hacia el primer cohete orbital de fabricación española.

Esto quiere decir que la empresa tendrá que ponerse pronto manos a la obra para diseñar los equipos específicos para el lanzamiento del Miura 5, un cohete de dos etapas, propulsado en su primera etapa por cinco motores TEPREL, la familia de motores alimentados por bioqueroseno y oxígeno líquido ideados por la propia PLD Space. Esta primera etapa será, además, reutilizable.

La segunda etapa de este cohete, impulsada por un sólo motor, se encargará de poner en órbita cargas de hasta 540 kg en órbita heliosíncrona (SSO) y casi una tonelada en órbita terrestre baja (LEO). El vehículo tendrá una altura de 34 metros y un diámetro de dos.

La firma de este contrato se produce tan solo unos días después del segundo intento fallido de lanzamiento del Miura 1, el cohete suborbital con el que la empresa ilicitana pone a prueba las tecnologías clave que llevarán a su lanzadera orbital, Miura 5.

Aún queda por tanto camino por recorrer antes de que veamos el lanzamiento de un cohete español desde el puerto espacial francés. Sin embargo esta firma supone un importante paso adelante en la consolidación de una industria espacial europea. Una industria que lleva todavía muchos años de desventaja con respecto de la estadounidense. Una distancia que acaba de recortarse levemente.

En Xataka | Por la noche, sin viento, frente al mar: el Miura-1 ilustra lo difícil que es lanzar un cohete al espacio

Imagen | PLD Space

Temas
Inicio