Midea M9, análisis: directo a competir como mejor robot aspirador en calidad precio
Análisis

Midea M9, análisis: directo a competir como mejor robot aspirador en calidad precio

La batalla por el mejor robot aspirador en calidad precio se recrudece con la llegada de nuevas marcas y modelos dispuestos a ofrecer más por menos. Y para muestra, este Midea M9 que hemos analizado. Después del Midea S8+ de gama alta, la firma china conocida por sus grandes electrodomésticos trae a España este firme candidato en prestaciones coste.

Ficha técnica del Midea M9


Midea M9

DIMENSIONES

35 x 35 x 9,7 cm

PESO

4,8 kg

CAPACIDAD SUCCIón

4.000 Pa

CAPACIDAD DEL DEPÓSITO

250 ml sólidos / 220 ml agua

FILTRO

HEPA

CONECTIVIDAD

APP

PROGRAMABLE

NAVEGACIÓN INTELIGENTE

LiDAR

QUÉ HAY EN LA CAJA

Robot, base, cable, manual, accesorio fregador, filtro extra, mopa extra, recambio cepillos laterales, accesorio limpieza

Batería

5.200 mAh

Hasta 180 minutos

Precio

346 euros


Diseño: clásico y sin embargo, premium

El Midea M9 es un robot aspirador con el formato habitual de cilindro y unas dimensiones ligeramente más generosas de lo estándar. No obstante, ya os podemos adelantar que en la práctica no supone un inconveniente más allá del lógico problema que supone no caber en ciertos espacios. Pero estamos hablando de un aproximadamente algo más de un centímetro, nada dramático. Si el espacio es un problema en vuestro piso, que no cunda el pánico porque la base es de lo más compacta, ya que solo sirve para cargar el aspirador.

Img 9177

Estéticamente la firma china ha conseguido un acabado premium pero funcional gracias a una superficie mate blanca con detalles en plateado que resultan agradables a la vista y que soportan bien el manipulado con las manos y los golpes a los que se ve expuesto este dispositivo.

Vamos a echar un vistazo a cada uno de sus lados y sus principales elementos:

  • En la parte superior dispone de la típica txapela donde esconde el sensor LiDAR responsable de la navegación. Asimismo cuenta con tres botones iluminados: el ON/OFF, limpieza localizada y configuración de red y el de enviar a la base. La iluminación cromática es de lo más intuitiva, con parpadeos y color rojo en caso de incidencia.
  • A diferencia de buena parte de aspiradores, con tapa en la zona superior, el Midea M9 tiene el acceso a filtro y depósitos en la parte lateral trasera. En este sentido, quiero destacar lo cómodo y práctico que resulta para su extracción el sistema de doble presión. Aquí vemos dos compartimentos: uno para albergar la suciedad aspirada y otro para el agua de fregar. Según nuestra experiencia ambos depósitos se nos han quedado algo cortos, teniendo que estar pendientes a menudo de vaciarlos y llenarlos respectivamente. Dando la vuela al lateral veremos también el parachoques de detección de objetos en la zona frontal y oculto, un botón para el reseteo.
  • Con el robot boca abajo nos encontramos las clásicas ruedas de dirección-desplazamiento, las pletinas de carga y sensores complementarios para la navegación y limpieza como los anticaída y un ultrasónico para la detección de alfombras. En cuanto a la configuración de cepillos, encontramos dos laterales y un único rodillo central de cerdas dispuestas en espiral que combinan unas más rígidas y otras más gruesas y blandas.
Midea M9 Navegar

Navegación

Como ya hemos detallado en el apartado de diseño, el Midea M9 se vale principalmente de un visor LiDAR para la navegación, según la marca, empleando láseres de doble línea. El láser es una tecnología consolidada para el mapeo, presente inicialmente en modelos de gama alta pero que ya se ha democratizado lo suficiente como para estar presente en la gama media e incluso en modelos que rondan los 200 euros.

En estas semanas probando el Midea M9 lo hemos puesto a diario para limpiar toda la casa (mi piso es de 50 - 60 metros cuadrados), algo que consigue en ligeramente menos de media hora. Como puede verse en la aplicación, el robot va habitación por habitación recorriendo inicialmente el perímetro para posteriormente trazar zigzags hasta completarla. En este sentido cabe destacar la optimización de su recorrido para no dar pasadas de más, si bien obviamente no pasa por las zonas por las que no cabe. Hay otras, por ejemplo el espacio de la mesa y las sillas del comedor, en las que sí que cabe pero el algoritmo de navegación no opina lo mismo. En cualquier caso, si levantamos las sillas (recomendación general para los mejores resultados: despejar el espacio a limpiar de obstáculos), pasa sin problema.

El conjunto responsable de la navegación tampoco es infalible con los obstáculos. Así, se ha tragado las cortinas del dormitorio (que llegan hasta el suelo) y se ha llevado los cables de la regleta que hay en el suelo. Eso sí, como es un modelo moderadamente grande y voluminoso, no ha tenido problemas con la báscula del baño, otro clásico enemigo natural del láser por estar tan abajo que se escapa de su "campo de detección".

Img 9180

Limpieza

Tres cepillos y hasta 4.000 Pascales van a ser los encargados de evitar que pasemos menos la escoba. En la práctica, esa capacidad de succión se divide en cuatro: silencioso, delicado, estándar y potente.

Nuestra casa es más bien pequeña, tiene todo el suelo de baldosa (ideal para fregar) y desgraciadamente no hay mascotas, por lo que durante el día a día se ha enfrentado a migas,  polvo y el pelo que nos cae. No es mucho, y la verdad es que con el modo delicado y estándar ha sido suficiente.

En momentos puntuales nos ha venido bien ese plus de potencia, por ejemplo cuando te quitas las zapatillas y calcetines después de jugar a padel y cae arenilla. En cualquier caso, consideramos que la potencia en general es más que suficiente.

En el apartado de aspiración quiero destacar la configuración del rodillo central, que al combinar cerdas de distinto grosor y dureza resulta más efectivo que las clásicas cerdas duras, especialmente para sólidos pequeños como el polvo. Eso sí, como haya mucho pelo en el suelo, con este tipo de cepillos se prepara un enredo difícil de soltar sin dañarlo.

Midea M9 Cepillo

En casa tenemos un par de alfombras pequeñas y finas que limpiamos de vez en cuando con un aspirador inalámbrico y que el modo alfombra (que sube automáticamente la potencia al máximo al detectarlas) va bien para mantener limpias, al menos tanto visualmente como agitándolas para que arrojen polvo. Teniendo en cuenta que son alfombras relativamente sencillas y su tamaño, más que preocuparme por la limpieza, el problema lo encuentro en que el robot aspirador se las lleva consigo.

El aspirador viene con un accesorio para fregar que, según el fabricante, es presurizado para aumentar la presión. Así, no es solo una mopa humedecida rozando el suelo, si no que en teoría se aumenta la fricción. Además podremos elegir entre cuatro niveles de dosificación de agua. La verdad es que visualmente no se aprecia esa presión y más allá de alguna pequeña mancha suave, la clásica gota de café que cae al suelo y se seca ha seguido allí. Del mismo modo, la suciedad que se acumula entre las rendijas de las baldosas ahí se queda, al ser una mopa finita (vamos, que no tiene esos mechones de la fregona que se meten en cualquier lado).

Un dato interesante es que el sistema de fregado se eleva 10 milímetros para no dañar alfombras cuando aspiras y friegas simultáneamente. Aquí tengo sentimientos encontrados, ya que un centímetro es mucha altura (¡ni siquiera para las mías!) y aunque solo sea subiendo y bajando, mopa y alfombra un poco se van a rozar. Y esto no es agradable ni conveniente para la conservación del tejidos ni para evitar olores.

Midea M9 Limpieza

Autonomía

El Midea M9 integra una batería de 5.200 mAh que según la casa proporcionan una autonomía de hasta 180 minutos... en el mejor de los casos. Así que nosotros lo hemos probado en el peor escenario posible: fregando y aspirando a máxima potencia. Y la verdad, más que una aspiradora, es un conejillo de cierta marca de pilas porque dura, dura y dura: casi cuatro veces ha limpiado mi piso al completo (86 minutos en funcionamiento).

Si tenemos en cuenta que mi piso ronda los 50 - 60 metros cuadrados y que funcionando a tope puede limpiar unos 200 metros cuadrados, estamos ante un robot aspirador que brilla en autonomía.

Además hay que tener en cuenta dos detalles importantes: el primero es que normalmente no hemos necesitado ese modo tan potente, por lo que la autonomía en el día a día todavía sería mayor. La segunda es una función habitual, pero que no por ello debemos infravalorar: si se queda sin batería, se vuelve a la base para cargarse y después retoma la limpieza con lo que le queda pendiente.

Cómo es la app

App

Aunque con los tres botones de su parte superior puedes hacer lo mínimo imprescindible, lo suyo es descargarse la aplicación MSmartHome (disponible para iOS y para Android) para así poder controlar el robot aspirador desde el teléfono a través del Wi-Fi (únicamente compatible con la banda de 2,4 GHz).

Desde la aplicación vas a poder hacer muchas más cosas: elegir entre los cuatro niveles de potencia de aspiración y fregado, editar el mapa, hacer limpiezas parciales, añadir zonas "prohibidas" de aspiración/fregado, programar, acceder al manual, ver el deterioro de los consumibles, restablecerlo de fábrica, entre otras.

Hemos destacado el diseño del aparato, pero no podemos decir lo mismo de la aplicación: la pantalla principal, aunque agradable a la vista, no resulta muy intuitiva por culpa de detalles como los iconos para configurar potencia de aspiración y fregado y el de las zonas prohibidas, que ni se aprecian a primera vista ni tienen un dibujo claro. Asimismo y como podéis ver en los pantallazos de la aplicación, hay textos que aparecen cortados. Aunque la he podido manejar sin problema, le haría falta un lavado de cara para hacerla más accesible.

Mantenimiento

En el punto anterior ya hemos visto que desde la aplicación puede visualizarse el deterioro del filtro y de los cepillos, pero de lo que más tendrás que preocuparte es de vaciar y llenar el depósito mixto y de la limpieza de cepillos.

Con el depósito mixto, una de cal y otra de arena. Tanto extraer la pieza del robot como abrir los compartimentos para sólidos y el de acceso al filtro (van por separado) resulta cómodo y práctico. De hecho, es de los modelos que mejor lo resuelven. Lo no tan bueno es el tamaño: tanto la capacidad para acumular suciedad como la del agua son más bien reducidos, así que hay que estar pendiente porque el robot no avisa.

Midea M9 Boca Abajo

Limpiar el cepillo es igualmente sencillo: basta con darle la vuelta al robot aspirador, pulsar las dos pestañas para retirar la pieza que lo sujeta y tirar de él. Una vez en la mano, podremos retirar la suciedad con el accesorio. Eso sí, con cuidado porque las cerdas se deterioran fácilmente con las bolas de pelo.

Midea M9, la opinión de Xataka

Tras varias semanas con el Midea M9 como aspirador encargado de limpiar los suelos de mi casa, la sensación en su conjunto es bastante satisfactoria. Y esa es una gran noticia para quien busque un modelo con alta relación calidad precio, versátil y que dé la talla en todo lo que puedas esperar de este pequeño electrodoméstico.

A destacar su efectividad en navegación, su batería sobrada para pisos pequeños, medianos y grandes y las opciones de fregado y aspiración. No es el robot que mejor aspira ni el que mejor friega, tampoco es el que más pericia tiene al navegar, pero en lo global cumple con todo. Aunque como ya sucedió con el Midea S8+, instamos al fabricante a que le dé una vuelta a la aplicación, su asignatura pendiente.

Resumiendo, si no te hace falta las típicas bases con autovaciado (más cómodas en cuanto a mantenimiento pero también más voluminosas) ni necesitas lo más ambicioso para hogares con mascotas, el Midea M9 es de lo más completo y solvente que vas a encontrar en su rango de precios.

Este producto ha sido cedido para la prueba por parte de Midea. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas.

Temas
Inicio