He estado tres años sin tocar un smartphone plegable. Estas son sus ventajas (y desventajas) tras probarlos casi todos

He estado tres años sin tocar un smartphone plegable. Estas son sus ventajas (y desventajas) tras probarlos casi todos
12 comentarios

Han pasado justo cuatro años desde el Vitrina World Congress, aquella edición en la que no pudimos tocar la tecnología estrella de la feria. Tras la cancelación de la edición de 2020 y los desoladores espacios vacíos de 2021, la edición de 2023 ha sido realmente la primera en volver a sentirse “normal”, con mucha asistencia y sin que la mascarilla fuera protagonista.

Para un servidor han sido tres años alejado del mayor evento de telefonía, y unido a no haber analizado terminales este tiempo, cuatro años alejado de la mayor innovación del sector: los teléfonos plegables. El MWC 2023 ha sido el primero en el que he podido probar con libertad la aún reducida pero ya no tan exclusiva oferta de este “nuevo” tipo de teléfono. Una ocasión para tomar el pulso al mercado y eliminar prejuicios.

El mercado crece: todo lo que he podido probar

Fold Oppo

Dando paseos por el MWC 2023 he podido probar las grandes apuestas de grandes (y no tan grandes) compañías. No han faltado en la feria el Samsung Galaxy Z Fold 4, el Samsung Galaxy Z Flip 4, el Huawei Mate XS 2 (que ya tiene sucesor con el Huawei Mate X3), el Oppo Find N2 Flip, el Oppo Find N2 y el Honor Magic Vs. A estos sospechosos habituales se ha unido otro modelo casi desconocido como el Tecno Phantom V Fold, de un fabricante menor, lo que indica que estamos próximos a que las tiendas se llenen de estos terminales a precios más contenidos.

Sin llegar a hablar de commodity o de tendencia masiva el en mercado, pues aún quedan por unirse grandes actores como Apple o Google, lo cierto es que cuatro años después de aquel Mobile World Congress donde no pudimos tocar los plegables, éstos ya no tienen ese aura de exclusividad de antaño, aunque aún haya que rascarse el bolsillo para conseguir hacerse con cualquiera de ellos.

La impresión general tras probar todos los mencionados detenidamente es la de asentamiento sobre factores comunes, que sin duda aporta por fin una sensación de cierta madurez. Aún no sabemos que va a ser de los plegables de aquí a diez años, pero sí sabemos qué ideas van ganando con fuerza en este primer lustro. Alrededor de todo ello sigue girando la idea de la fragilidad, pero ahora acompañada de una calidad de materiales generalmente impecable donde puede serlo.

Plegables a cuatro años de su nacimiento: qué son y qué aportan a día de hoy

Tecno
Hasta un fabricante como Tecno ofrece a día de hoy mucha más calidad de lo visto en referentes hace poco tiempo.

Viendo el elenco que empieza a haber, podemos hablar de la existencia de dos tipos extendidos de plegables: los tipo concha como el Galaxy Z Flip y los tipo libro como el Galaxy Z Fold 4. Son los modelos más vendidos y reconocibles fruto de formar ya parte de la estrategia de lanzamientos periódicos anuales de Samsung.

Los plegables de tipo concha tienen una ventaja muy clara antes y después de probarlos: el tamaño. Son el sueño hecho realidad para las personas que no quieren un móvil enorme en su bolsillo o bolso pero quieren poder contar con una diagonal de pantalla generosa. También nos permiten, gracias a la posición de sus cámaras exteriores, hacernos selfies con las cámaras principales al vernos en su pequeño panel externo.

Por otra parte, tenemos a los plegables tipo libro, que probablemente son el estándar que más tenemos en mente quienes seguimos los rumores desde su nacimiento. La idea de tener un smartphone de tamaño casi normal que en un paso se convierte en algo bastante más grande, en una tablet. ¿Para qué? Para ganar espacio para jugar, para reproducir contenidos multimedia, para ganar en productividad utilizando aplicaciones con pantalla dividida gracias a una mayor superficie de trabajo, etc. Eso y todo lo que se nos venga a la mente al ser creativos, pues las posibilidades son las que sus usuarios elijamos.

Dentro de este grupo hay que nombrar las dos grandes variantes que hemos visto hasta ahora. Los plegables tipo libro con pantalla externa y pantalla interna, que parece que es el modelo que va ganando. Y el plegable continuo que defendía Huawei, esto es, un smartphone con una sola pantalla que se cierra quedando el panel a la vista.

Es sobre el que yo elegiría construir el futuro, porque es más parecido a un móvil corriente que se agranda cuando lo necesitas, sin necesidad de añadir otra pantalla. ¿La parte negativa? La sensación de fragilidad de tener una pantalla plegada siempre al aire, y el hecho de tener siempre una curva en un terminal que tiene una parte plana cuando lo usas cerrado.

Huawei Plegable
Tiene sus problemas (fragilidad extra), pero la apuesta de Huawei por una sola pantalla me parece la más acertada para tener un móvil normal que de repente es más grande. El problema es que ni la marca ha apostado por ello en su último modelo.

A esto se suman prototipos geniales como el de Motorola, que también hemos podido probar en el MWC, con una pantalla que pasa de 4 a 6,5 pulgadas, pero que, como en el caso del Huawei, siempre deja una curva (aquí en el borde inferior) a la vista. El plegable de una sola pantalla va perdiendo en el todavía incipiente mercado, y la prueba es que su gran defensora, Huawei, ha optado esta semana por pasarse al enfoque de la doble pantalla con el Huawei Mate X3.

Qué puntos a favor tienen los plegables en 2023

Honor
Leyendo un artículo de Xataka en el Honor Magic Vs. Aquí brilla este tipo de plegable. Una gozada.

Tras pasar buenos ratos con estos smartphones, estas me parecen sus grandes ventajas:

Lectura: aunque he llegado a leer libros en un iPhone 5 y muchos artículos en pantallas incluso más pequeñas, nada se acerca de momento a la comodidad de un libro electrónico… salvo los plegables. En los smartphones actuales se lee cómodamente, pero nos enfrentamos a saltos de línea constantes que hacen la lectura menos agradable que un libro electrónico o una tablet. Con los plegables tipo libro he disfrutado de aplicaciones de lectura y de navegación por artículos con un espacio que no sabía que echaba tanto de menos, pero ahí estaba. Volver a leer artículos en vertical en un móvil normal cuesta después del plegable

Espacio para productividad: la multiventana es la reina aquí, y aunque no todas las aplicaciones son compatibles, el espacio que nos brindan los fabricantes para hacer varias cosas a la vez gana con creces a la idea de una sola aplicación a la vez que Apple sigue defendiendo en el iPhone, pese a que en Android una aplicación arriba y otra debajo (o lado a lado en una tablet) es una idea que llevamos usando años y años.

Juegos y… ¿consumo multimedia? Durante los ratos de prueba pude experimentar con juegos, y lo cierto es que el espacio extra aporta un gran disfrute extra frente al formato alargado típico de la gran mayoría de smartphones del mercado. En el apartado multimedia, por ejemplo al reproducir vídeos, los plegables también tienen sus ventajas, pero sobre todo cuando el contenido está está adaptado, como en el formato cuadrado del videoclip de ‘TQG’ de Shakira y Karol G, que aprovecha a la perfección la pantalla de un Galaxy Z Fold 4, por ejemplo. En otros casos, como veremos, la ventaja es menor.

Qué aspectos no suman demasiado o son una desventaja

Oppo
El Oppo Find N2 Flip enamora, pero no aporta mucho más que ocupar poco cerrado. Para muchas personas será más que suficiente.

El formato concha. Como decía antes, la gran ventaja es el poco tamaño que ocupan cerrados. Pero incluso considerando eso, mi sensación es que aportan muy poco a un smartphone corriente de hoy en día. Al final el móvil lo usamos abierto, y ahí ocupa parecido, con componentes más frágiles, una pantalla de proporción más alargada que me gusta menos que las de las tradicionales, etc.

Al final, es una idea de móvil que me gusta porque demuestra las posibilidades que tienen los fabricantes de crear nuevos formatos, pero en el día a día, aportan poco. Eso sí, la construcción y acabados del modelo de Oppo me ha resultado espectacular. Diría que es la marca que más me ha convencido con sus dos propuestas. Ambos pequeños pero desprendiendo calidad.

Adiós al uso a una mano. Relacionado con lo anterior, en casi todos los modelos resulta casi imposible usar o abrir el móvil con una sola mano. No es algo dramático, pero resta comodidad cuando vienes de móviles de poco más de seis pulgadas como el Galaxy S23 o el iPhone 14 Pro, que siguen siendo bastante cómodos en este sentido.

Oppo N
El Oppo es muy usable a una mano tanto abierto como cerrado, pero cuesta abrirlo sin ayudarnos de una segunda. Tamaño ideal, en mi opinión.

El peso también puede llegar a sentirse una desventaja, pero por ejemplo, el Galaxy Fold 4 solo pesa 23 gramos más que un iPhone 14 Pro Max (que ya es de por sí pesado, sí). En este sentido, es el grosor lo que marca más la diferencia hacia sentir los plegables un poco "viejos", pues hace décadas que no tenemos dispositivos tan gruesos.

Arrugas, arrugas everywhere. Uno de los grandes temores de 2019 sigue aquí. Mientras pasamos la mano por la pantalla para hacer scroll, seguimos notando la arruga divisoria de las zonas que separan las bisagras. Es cosa de acostumbrarse, como a los ‘notch’, pero la realidad es que la sensación siempre es menos premium que en smartphones corrientes. Hay que mencionar aquí el buen papel de Oppo, que deja móviles en los que se intuye mucho menos que en la mayoría del resto.

Materiales increíbles hasta que tocas la pantalla. Algo en lo que me han sorprendido enormemente la mayoría de modelos es la calidad de construcción. Abriendo y cerrando los terminales, las bisagras se sienten sólidas, no hay crujidos ni sonidos extraños... todo en orden. Los materiales usados son tan premium como en un gama alta corriente, hasta que tocas la pantalla y ves la realidad: estás tocando una lámina de plástico que los fabricantes añaden para garantizar mayor protección, que es casi obligatorio no retirar si quieres evitar dramas.

La idea de fragilidad sigue ahí, pruebes el plegable que pruebes. Aunque la calidad de construcción sea, en la mayoría, excepcional

La sensación que deja ese plástico es cercana a la de protectores de pantalla baratos, y a la larga deja huecos y desgaste apreciable por la zona de la arruga. La idea de fragilidad, de momento, no se va de la cabeza al tener un dispositivo así en las manos, aunque las bisagras se noten sólidas. Como repasaba mi compañero Ricardo Aguilar, "en nuestro análisis del Huawei Mate XS 2, bastó una semana de uso para notar desgaste en la zona central de la pantalla".

El punto multimedia. Ya hemos repasado que con contenidos adaptados y no panorámicos, el aprovechamiento de la pantalla interna es genial. Sin embargo, viendo contenidos panorámicos tradicionales, las pantallas de los plegables dejan mucha parte en negro si no deseamos estirar los contenidos para que completen el panel, y no es para nada lo ideal.

Plegable
Samsung Galaxy Z Fold 4 vs iPhone 13 Pro. En contenidos que no llenan la proporción de pantalla del plegable (la mayoría disponible en streaming y YouTube), la ventaja de tamaño en multimedia se reduce enormemente.
Videoclip Karol G
Este videoclip de Karol G y Shakira saca a relucir la pantalla del Galaxy Z Fold 4 como ningún otro contenido, pues su relación de aspecto prácticamente coincide con la pantalla, dejando unas líneas negras muy pequeñas en comparación a vídeos 16:9.

Así que la pregunta que surge es: ¿realmente tiene mucha ventaja un plegable para ver series o películas? Y la respuesta es depende. Frente a un smartphone "pequeño" a día de hoy como un iPhone 14 Pro, el tamaño extra se llega a agradecer. Frente a algo superior como un 14 Pro Max, el aprovechamiento extra es muy pequeño como para que compense un plegable solo por esto.

Pese a todos estos 'peros', siento que el mercado ha madurado a buen ritmo, y cuando se solucione el asunto del precio (que no es baladí) hablaremos, casi sin duda, de un nuevo estándar de smartphone, a la espera de ver si nuevos formatos como los enrollables pueden garantizar una calidad similar o superior a los actuales plegables. Quizá, eso sí, nunca lleguemos a ver en ellos una etapa dorada como la del smartphone entre 2007 y 2020, porque de fondo aparecen "nuevas" amenazas como las gafas con realidad aumentada o mixta que quieren ser el próximo dispositivo masivo. Mucho que demostrar, en todos los sentidos.

Temas
Inicio