Esta pantalla lleva Android Auto y Apple Carplay a cualquier coche sin necesidad de instalación: la hemos probado
Análisis

Esta pantalla lleva Android Auto y Apple Carplay a cualquier coche sin necesidad de instalación: la hemos probado

Si tu coche peina canas o simplemente tiene una pantalla tonta y quieres exprimir al máximo las posibilidades de tu teléfono mientras conduces, entonces lo suyo sería contar con una consola con Android Auto o Carplay. Puedes comprar una radio doble DIN con ambos sistemas de infoentretenimiento y montarlo tú (o tu mecánico de confianza) o puedes tener una pantalla como Carpuride: la hemos probado.


Carpuride

Pantalla

IPS táctil de 9 pulgadas

1080p

Conectividad y puertos

Bluetooth 5.0, USB, TF y jack

alimentación

DC 12V (mechero) 12 - 24V -2,5 A

Sistema operativo

Android Auto, con y sin cable

Apple Carplay, con y sin cable

extra

posibilidad instalar cámara trasera, con radio FM

Precio

269 euros

CARPURID 2022 Nuevo 9 Pulgadas Portátil Radio Coche, Inalámbrico Carplay y Android Auto IPS HD PantallaTactil Bajo Radio, Bluetooth 5.0/GPS/FM/Mirror Link/Siri/SD-64GB, para Todo Tipo de Autos

Qué es Carpuride

Cortita y al pie: es una pantalla que se coloca en el salpicadero del coche, se alimenta a través del mechero y se conecta al audio del coche para poder conectar nuestro móvil y así usar Android Auto si nuestro teléfono es Android (y es compatible) o Apple CarPlay si tienes un iPhone.

Android Auto y Apple CarPlay son dos sistemas de infoentretenimiento que nos permiten reflejar ciertos aplicaciones interesantes para la conducción (esencialmente de navegación, musica y audio y mensajería) en una interfaz simplificada respecto a la del teléfono.

Lo "normal" es tener Android Auto o Apple CarPlay en la pantalla que viene de serie de nuestro coche, pero no siempre es así: hay pantallas más sencillas como la de mi Polo actual (de 2015, muestra datos como el consumo, la autonomía, la eficiencia de la conducción, la reproducción musical) , otras con sistemas de infoentretenimiento propias y directamente hay coches que no tienen pantalla. ¿Y si no tenemos Android Auto o Apple CarPlay y lo queremos? Entonces toca o bien cambiar la radio o usar algo como CarPuride.

Un diseño funcional

Si hay una palabra para definir el diseño del Carpuride que hemos probado, esa es funcional. Así, me recuerda un poco a una tablet low cost con bordes pronunciados y una carcasa hecha de plástico algo trotona. Los soportes para integrarlo en el salpicadero (viene con dos, uno con ventosa y otro con adhesivo) son de plástico hueco y la sensación en mano es que parecen un poco de juguete. En cualquier caso, es de agradecer que incluya dos, tanto para asegurarnos compatibilidad independientemente del diseño del salpicadero del coche como si preferimos un montaje más temporal o algo más permanente.

Img 0856

Este modelo cuenta con una pantalla táctil de tipo IPS de nueve pulgadas con resolución 1080p. En la parte trasera, dos altavoces de 5W cada uno, los encajes para el soporte y en un lateral, los puertos.

En la caja vas a encontrar todo lo que necesitas para usarlo: cableado, soportes, adhesivo, cargador y por supuesto, la pantalla.

Montaje: 5 minutos y a prueba de manazas

Aunque en mi época de estudiante ya metí mano a algún que otro motor y algo de electrónica, soy un poco manazas. ¿Por qué os digo esto? Porque en su momento cambié la radio de mi viejo Polo (1-DIN) por una doble DIN con pantalla sin mucho problema. Eso sí, me tuve que ver unos vídeos de YouTube, usar herramienta para la extracción y tocar algún que otro cable.  Pues bien, lo de Carpuride es mucho menos: cinco minutos, lo prometo.

Img 0859

En la caja viene la pantalla con unas guías en la parte trasera, una base que tendremos que colocar en el salpicadero del coche y el siguiente paso consiste en deslizar las guías de la pantalla en las del soporte y poco más. En realidad, conectar  el cable de carga en el puerto DC y en el mechero, el jack que viene para que podamos escuchar el sonido a través del audio del coche y c'est fini: ni herramientas, ni tener que soltar la batería del coche ni siquiera leer las instrucciones (en Xataka recomendamos encarecidamente que leas siempre las instrucciones).

Cómo funciona

Img 0819

Una vez le suministras energía y esperas unos pocos segundos, te encuentras con la interfaz que ves sobre estas líneas. Más allá de los ajustes, la ecualización de sonido, la radio o poder reproducir el contenido del dispositivo de almacenamiento que le enchufemos, lo especialmente interesante son los dos primeros iconos: i-Play sirve para CarPlay y A-Auto para Android Auto.

Img 0844

La primera vez tienes que tocar el que te interese y conectar el teléfono a la pantalla con un cable (aquí sí que necesitarás poner tú un cable lightning/USB-C - USB) para que se establezca la conexión o directamente, ir a la sección de Bluetooth de tu teléfono y conectarte con el nombre del dispositivo que aparece en pantalla. Y listo: tu teléfono será el que suministre a la pantalla los datos y aplicaciones para navegar como Waze o Google Maps, para escuchar música a través de apps de streaming como Spotify o Amazon Music o las notificaciones de apps de mensajería como WhatsApp. Nada nuevo que no haga una radio con estos sistemas de infoentretenimiento que necesitan respectivamente de un teléfono iPhone o Android para funcionar.

De acuerdo con mi experiencia probando cacharros y comprando gadgets insultantemente baratos, normalmente suele haber problemas o bien a la hora de configurar (lo típico que no se "ven" el teléfono y el dispositivo) o de caídas y desconexiones frecuentes. No es el caso: Carpuride prácticamente se conecta solo. De hecho y como podéis ver en la imágenes, el coche de la prueba es un Seat León de 2018 con una radio con Android Auto y CarPlay que he mantenido apagado en el análisis pero la experiencia de sincronizar y uso no tiene nada que envidiarle en cualquiera de los dos sistemas.

Img 0836

Así, no he apreciado ni cortes ni lentitud especialmente pronunciados o que no haya vivido en otros momentos con la radio del coche, ya que normalmente los sufro cuando estoy usando una aplicación de navegación y hay malísima cobertura (en túneles, por ejemplo). A nivel de rendimiento, sin objeciones.

Que tenga altavoces puede ser interesante para personas cuyo equipo de sonido no funcione o funcione mal, pero ya os adelanto que subiendo el volumen se aprecia una distorsión notable. Es lo esperado: no tiene mucho sentido comparar sus modestos altavoces con el equipo de sonido del coche, bastante decente y firmado por Bang & Olufsen. Pero te hacen un apaño.

Img 0854

He hablado anteriormente de esos soportes que parecen "de juguete", pero durante mis pruebas la ventosa ha quedado perfectamente pegada al salpicadero y la pantalla no se ha movido en ningún momento con una conducción normal. Eso sí, tampoco he dado frenazos. Lo que sí, la ruleta para ajustar la altura no va especialmente fina. Habrá que ver cómo soporta el paso del tiempo y los incidentes en carretera.

Carpuride, la opinión de Xataka

Img 0824

Durante la review he explicado mi proyecto DIY de cambiar la radio a mi viejo Polo, pero con mi actual Polo de 2015 no es la primera vez que me lo he planteado. Sin embargo, mi consola funciona bien y aunque limitada, no me apetece aventurarme en la empresa de comprar una radio para integrarla porque entiendo que el proceso no va a ser tan sencillo, al proporcionar información sobre la conducción. Con mi rudimentario Polo pude hacerlo yo misma, pero en este caso tocaría visita al mecánico. Otro gasto más a sumar al de la compra de la radio.

Porque sí, hay radios que son baratas de marcas random, pero ya que te pones a comprar algo, al menos que funcione bien y te dé confianza. Y aquí la horquilla de precios de un modelo de marca conocida parte de los 200 - 300 euros.

Sin embargo, alternativas como Carpuride me hacen ojitos por su condición de montaje prácticamente sin instalación y lo fácil que resulta quitar y poner. No me apetece tener dos pantallas delante, pero me parece una opción de lo más convincente. Y más ahora que lo he probado. Su facilidad de montaje es su gran baza, pero lo bien que funciona es la guinda del pastel.

Y eso sin contar con extras como poder reproducir dispositivos de almacenamiento externo (que a día de hoy no uso, pero puede ser interesante) o que tenga altavoces para sacarte del apuro. El espaldarazo definitivo da su precio: sin ser especialmente asequible (hay modelos de Carpuride más baratos), constituye una propuesta atractiva comparada con radios 2-DIN de marca y prestaciones similares. Desde luego, actualizar el coche con los sistemas de infoentretenimientos de primer nivel es más fácil que nunca.

Este producto ha sido cedido para la prueba por parte de Carpuride. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas.

Temas
Inicio