Acabamos de descubrir una ciudad celtíbera en Soria gracias a un campamento romano: Titiakos

Acabamos de descubrir una ciudad celtíbera en Soria gracias a un campamento romano: Titiakos
2 comentarios

La guerra de Sertorio fue una de las numerosas guerras civiles que asolaron la República de Roma en el siglo I a.e.c. Su escenario fue la península Ibérica, donde las facciones enfrentadas construyeron campamentos y fortificaciones para proteger ciudades estratégicas.

Ahora, gracias a uno de estos campamentos, un equipo de investigadores de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM) ha descubierto la ubicación de la antigua ciudad de Titiakos, enterrada bajo el suelo de Deza, en Soria. Además del campamento militar situado colina arriba que protegía el enclave.

La clave no ha estado en las ruinas sino en el análisis de la topografía del entorno, caminos que no parecían ir a ninguna parte, bloques de piedra que resaltaban en su entorno... Algo extraño había en esta zona que no encajaba.

Los investigadores encontraron otro elemento extraño al comparar la geomorfología de los arroyos de la zona con el afluente del río Henar que circula junto a la villa. Uno de los pequeños valles que forman los quiebros del riachuelo (hoces) en este entorno no era como el resto.

“La clave para la identificación de la cantera ha sido la comparación en fotografía aérea de la geomorfología de las laderas de esta hoz con las hocecillas del resto de los arroyos que atraviesan la altiplanicie de la falda de la Sierra de Miñana. Todas las hocecillas presentan un relieve idéntico, con laderas muy regularizadas hasta una superficie de erosión, excepto ésta” señalaba en una nota de prensa Álvaro Sanz de Ojeda, miembro del equipo de investigadores responsable del descubrimiento.

Esto llevó a los investigadores a encontrar los restos de una cantera. Elemento que a su vez puso un inicio plausible a los extraños caminos de la zona. El problema es que éstos no bajaban hacia la villa de Deza, sino que ascendían colina arriba hacia una altiplanicie. Y es que la explotación de la cantera no tenía el fin de dotar al poblado de materiales, sino que se había realizado para la construcción de un campamento romano.

Mapa con los elementos clave de la investigación. Sanz Pérez et al., 2023.

En las inmediaciones del campamento los investigadores encontraron no sólo elementos bélicos como proyectiles que podrían haber correspondido a una batalla, sino también monedas vinculadas con el asentamiento de Titiakos. Titiakos era una ceca (lugar donde se producían monedas) conocida precisamente por restos numismáticos de la antigüedad.

El mapa de la zona permite ver claramente la lógica del campamento. La ciudad de Titiakos habría estado situada en el valle del río Henar, entre el cauce del río y una pequeña altiplanicie que se eleva a 100 metros del asentamiento celtíbero.

Para proteger la ceca de este flanco vulnerable, los romanos habrían situado el campamento en este punto elevado, al noreste del asentamiento. Los restos de la posible batalla fueron encontrados precisamente frente al campamento, en la parte más al noroeste de la altiplanicie.

Si la estrategia sirvió de algo nadie lo sabe. Los investigadores creen que los titos (el grupo de celtíberos que habría habitado Titiakos) eran aliados del bando sertoriano. Útil o no la defensa de Titiakos, lo que sí sabemos por la historiografía es que el bando partidario de Pompeyo se impuso en la península a Sertorio y salió victorioso no sólo de la guerra peninsular sino del más amplio conflicto civil en el que se vio envuelto.

Los detalles sobre la metodología que llevó a los investigadores a este hallazgo y sobre el resto de la investigación fueron publicados recientemente en un artículo en la revista Archaeological and Anthropological Sciences. El papel de los drones fue vital a la hora de realizar los análisis topográficos y geomorfológicos, explicaba también en nota de prensa Ángela Moreno, quien también formó parte del equipo responsable del hallazgo.

Gracias a la información recogida, los investigadores pudieron hacerse una idea bastante completa del funcionamiento de la mina, cómo fue explotada por los romanos en la construcción del campamento, así como el proceso de transporte entre cantera y fuerte.

Resulta reseñable por tanto la gran ayuda que las nuevas tecnologías en reconocimiento aéreo están prestando a los arqueólogos en busca de desenterrar las historias de nuestro pasado. Ejemplos recientes de esto abarcan desde la América precolombina hasta el antiguo Egipto. Quién sabe dónde encontraremos la próxima pieza en el puzle de nuestro pasado.

En Xataka | Almería guarda uno de los mayores secretos arqueológicos de España. Y ahora nos plantea un enigma genético

Imagen | Diego Delso / Sanz Pérez et al., 2023

Temas
Inicio